A City of Sadness (Hou Hsiao-Hsien, 1989)

Beiqing chengshi / A City of Sadness (Hou Hsiao-Hsien, 1989)

A City of Sadness Poster

Hou Hsiao-Hsien es uno de los directores más destacados de la denominada nueva ola de cine taiwanés, movimiento que pone el foco en la historia de su país, incluyendo el complejo proceso por el cual el dominio japonés previo a la Segunda Guerra da lugar al control territorial por parte del partido nacionalista del Kuomintang. El director propone un recorrido de los años cruciales que siguieron al fin de la Guerra, enfocándose en una familia compuesta por cuatro hermanos que deben afrontar las consecuencias de la inestabilidad política y económica de la isla, en constante tensión con la China continental.

En este drama histórico, Hou encuentra en una familia su microcosmos perfecto para hablar de los problemas sociales de la época, contextualizando la historia en torno a los sucesos que llevaron a la masacre de 30.000 habitantes de la isla por parte del Kuomintang -hecho conocido como el “Incidente del 28 de febrero” y en el cual la familia termina trágicamente involucrada. La violencia hace su aparición de manera inesperada, y el mundo ordinario, con el ritual de las comidas y las canciones alrededor de la mesa, fluye de manera discontinua, siendo interrumpido por escenas de alto impacto dramático.

Wen-heung, el mayor de los hermanos, es un pequeño empresario que debe lidiar con la burocracia y los gangsters de la China continental para llevar adelante su negocio. Wen-leung, por otra parte, se encuentra en un estado de inestabilidad mental producto de la guerra. El menor de los hermanos, Wen-ching -interpretado por Tony Leung, actor predilecto de Wong Kar-wai-, es un fotógrafo sordomudo y pacifista que vive aislado y se ve involucrado en los sucesos políticos al viajar a visitar a su familia luego de enterarse de los conflictos políticos que tienen lugar. Wen-sun, por último, es un personaje ausente, un médico desaparecido en combate en Filipinas, y recuperado únicamente en fuera de campo por las conversaciones entre los hermanos y familiares.

El director realiza un trabajo minucioso de puesta en escena, donde el aparente minimalismo de la toma única se contrapone a un encuadre complejo que yuxtapone escenarios y situaciones en un mismo plano, dotándolo de profundidad. Esa misma complejidad se refleja en los saltos temporales y espaciales, y en el amplio repertorio de recursos utilizados: voces en off, impresiones de texto sobre imágenes, la presencia de varios narradores a lo largo de la película y la aparición de personajes que hablan en distintos idiomas. Es probable que la yuxtaposición de elementos dispares tenga que ver con la propia búsqueda de la identidad de los habitantes de Taiwán, hecho que Hou plantea como el gran problema cultural de su país.

Por Hernán Touzón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s